Google+ Followers

10 de mayo de 2013



Tu única obligación
en cualquier período vital
consiste en ser fiel a ti mismo.
Ser fiel a otro ser o a otra cosa
no sólo es imposible,
sino que también es el 
estigma del falso
             mesías.



Richard Bach

8 de mayo de 2013



CUATRO PUNTOS 
                    
                        Detrás de mí, el abismo
                        de la nostalgia.
                        Delante, el vértigo
                        del deseo y la incógnita.
                        Bajo mis pies,
                        la urdimbre de mis actos.
                        Y sobre mí, la luz que guía
                        mi destino ya escrito.
                        Son cuatro puntos
                        que hacen mi espacio-tiempo
                        perdurable.




6 de mayo de 2013




EL VIAJE

Me muevo por el mar de la existencia
como una pobre barca a la deriva.
Tuve que capear mil tempestades
hasta quedar golpeada, maltrecha
y varada en la orilla.
También bogué acunada por la brisa
hasta islas de corales
y, burlada por el sol en el agua,
me sumergí, para buscar tesoros,
en las profundidades.
Intenté bucear en el secreto
de fondos abisales
y no encontré caudales ni cofres escondidos,
solo ilusiones rotas
e ideas herrumbrosas
dentro de galeones naufragados.

Mis redes fueron remendadas mil veces,
y yacen enrolladas
en el fondo del casco.
El mistral del invierno me propulsa
a un horizonte ambiguo,
que adivino en la niebla.
Mi barquilla hace agua,
quizá vuelva a anegarse mas no importa.
Al dejar de escuchar los cantos de sirenas,
supe que lo esencial no es la llegada
                                y comprendí, 
como un nuevo Odiseo,
que el único secreto se oculta en el viaje.








5 de mayo de 2013

LA EXPULSIÓN DEL PARAÍSO



"¡Parirás con dolor! ¡Ganarás el pan con el sudor de tu frente!", les dijo el Demiurgo en plan vengativo porque sus creaciones pretendieron pensar, tener opinión propia, discernir. Y se les acabó el Paraíso, la comida gratis y un techo donde cobijarse sin tener que pagar alquiler ni hipoteca. Aquello fue un desahucio en toda regla. Adán y Eva, los dos en cueros vivos porque en Bangladesh aún no se fabricaba ropa barata, tuvieron que cubrirse con unas simples hojas de parra y buscar acomodo en otro territorio.

Tras incontables amaneceres, nuevos adanes y evas fueron creando su propio mundo, derramando sangre, sudor y lágrimas para cumplir el castigo que se les había impuesto. En el camino quedaron Espartacos, Hipatias y Giordanos, que prefirieron morir antes que renunciar a sus ideas. El poder los aplastó muchas veces, pero siempre alguno de ellos recogía la antorcha que el anterior dejaba. No se les regaló nada ni su marcha fue homogénea. Pero en algunos lugares, con mil esfuerzos, consiguieron un mundo que si no era un paraíso, gozaba de una buena sanidad, de escuela para todos y hasta de una cierta dignidad en sus vidas a través del trabajo.


Hoy, el dinero, un dios más implacable aún que aquél de la leyenda, lucha por despojarles de todo, intenta devolverles a su condición de esclavos, quiere desahuciarles de sus propias vidas. 


No podrán conseguirlo. Los adanes y las evas de hoy conservan impreso en su ADN el dulce sabor de la manzana robada en el Paraíso.

El sabor de la libertad.