Entradas

Imagen
  El sábado 16 estaré firmando libros en La Feria del Libro de Las Rozas a partir de las 11 horas. En la caseta de la Librería Benedetti: Mi última novela, "La Danza del Espíritu", pero también "Cuentos del otro lado" y el poemario "Pulsiones y Extravíos"
Imagen
  SECRETA VISITANTE          Secreta visitante, oculta entre las alas de la noche,           las saetas doradas se colocan y anuncian tu llegada. No conozco tu rostro y ya es eterno, no he oído tu voz y entona el más armónico aleluya, tu sonrisa es un arco de delicias y tus brazos abarcan todo el orbe desde un lecho de plata.   Tu aroma de inocencia inunda los rincones del abuso y las torres repletas de cálculos mohosos se deshacen por las alcantarillas polvorientas. Los negros ascensores, que descienden veloces al fondo del averno,   sepultan a las sierpes y parásitos bípedos. Depósitos de odio explotan en burbujas y circulan por la fraterna senda del cariño que borra de impurezas los confines del tiempo.   Va saliendo la aurora que anuncia un nuevo día. Yo sé que ellas te guardan.    

LA DANZA DEL ESPÍRITU

Imagen
 Mañana viernes firmo ejemplares de "La danza del Espíritu" en la Feria del Libro de Madrid de 19 a 21 horas en la caseta 288 de la editorial Palabras de Agua. Si el tiempo no lo permitiera, la firma se pasaría al fin de semana. ¡Os espero!
Imagen
  POESÍA ERAS TÚ   Poesía eras tú, que diría el rapsoda. Deslumbrabas las dunas con tus ojos, alfombrando de flores el desierto al ritmo de tus pasos.   Poesía eras tú, y la belleza te acogió en su seno coronándote un alba permanente y un concierto de crótalos. Era tanto el fulgor de tu persona que volviste temprano al reino de los dioses.   Y mi alma no cesa de buscarte. Sin descanso, famélica, arañando el recuerdo, voy de la encina vieja a los ojos tempranos que ciegan con su luz cargada de esperanza. No conociste el odio y te raptó la luna. Yo pago tu rescate acumulando lágrimas.
Imagen
 LAS SIN PENDIENTES         Los arquetipos femeninos de mi infancia son mis abuelas. La materna, enfrascada siempre en la lectura de novelas de amor, quizá para neutralizar el recuerdo de un matrimonio por demás lamentable. La abuela paterna, analfabeta, luchadora e ignorante de la fuerza titánica que guardaba en su interior, mujer condenada a abrirse camino en la vida en solitario.     A las mujeres nos marcan nada más nacer. Hacen agujeros en los lóbulos de nuestras orejas,  por otra parte  una costumbre bastante bárbara. A los dieciséis años prescindí de los pendientes y cuando nació mi hija me negué a taladrarle la tierna piel, a pesar de las recomendaciones de familiares femeninas. Ahora, hombres y mujeres se agujerean el cuerpo alegremente y nadie les obliga, es solo una opción estética.      Nunca pensé que mi decisión de prescindir de los pendientes tuviese un trasfondo feminista, pero el otro día tuve ocasión de ver un documental sobre las "Sin Sombrero" y comprendí
Imagen
  LA PAZ Y LA PALABRA   La guerra es el negocio de los seres minúsculos, de las mentes tullidas por metales abyectos. La guerra es la derrota de intereses mezquinos, de oscuros personajes que jamás conocieron la esperanza.   ¿Dónde quedó la paz desarbolada? ¿Por qué no desenreda la palabra el ovillo de Ariadna? ¿Dónde aguarda escondido el nuevo hombre? ¿Qué vientre luminoso lo ha parido?   Mas mi dios interior sigue mudo, distante. No sabe contestar o se niega a calmar mi intriga impertinente. Y yo imito al rapsoda,   que clama en un desierto   de arenas infectadas por las voces del odio, y exijo sin descanso la paz y la palabra.        
Imagen
LA BÚSQUEDA Famélica, mi alma,  te busca sin descanso desde la encina vieja  a los ojos tempranos que ciegan con su luz  cargada de esperanza.