LLAMA ARDIENTE

             
                        El cedro y yo fuimos llama una vez.
                        Llama ardiente que hizo hervir mi savia,
                        que coaguló su sangre enamorada.
                        ¿Cómo mezo mis ramas?
                        ¿Cómo oscilan sus brazos?
                        La Luz nos multiplica,
                        nos confunde,
                        desdibuja los límites
                        y funde en el invierno sus heridas de nieve.
                        El estallido de miles de cristales
                        anuncia su llegada y se levantan
                        las compuertas suaves
                                                                       del silencio.

Entradas populares de este blog