HOY DEJO HABLAR A MURAKAMI







Abre más tu corazón. No eres ningún prisionero. 
Eres un pájaro que surca el cielo en busca de sueños.

        Una vez que has perdido una cosa, aunque esa cosa deje de existir, la sigues perdiendo eternamente.

        Todo ha ocurrido ya en el pasado. Nos limitamos a dar vueltas, una y otra vez.


     La tristeza, cuando es tan profunda, ni siquiera permite metamorfosearse en lágrimas.


        Llegue o no el fin del mundo, renaceré como un ser completo.

 ("El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas")

Comentarios

  1. Hay ese sentimiento, especialmente, cuando uno ya tiene cierta edad. Lo anterior condiciona nuestros sentimientos, la forma de estar en la vida, la de mirar al futuro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. La experiencia nos ayuda, sí, aunque a veces sea una carga un poco pesada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog