EROS Y TÁNATOS

Eros y Tánatos luchan cada día
en la suave penumbra de la alcoba,
el estremecimiento de la muerte
y la agonía dulce de la cópula.

A través de la luz del arco iris
o en las profundidades de la tierra
transitan de la mano los gritos y el silencio,
la última decadencia y el principio.
Buscan el punto que une los opuestos.

Impaciencia feroz entre estertores
por hallar esa puerta que da entrada
al otro lado del espejo,
al esquivo misterio,
a la disolución del pensamiento,
a un no-ser sin un límite o medida.

La carne
una carrera hacia la muerte.
La muerte
el libre acceso de la Vida. 

Comentarios

  1. Y son esas "pequeñas muertes", curiosamente, las que nos dan la vida.

    ;)

    ResponderEliminar
  2. Cada noche nuestros ojos mueren y se dan un paseo por otras dimensiones. ¿Menos reales que esta?

    ResponderEliminar
  3. ¡Ni soñarlo!

    Esa suerte de libertad "salvaje" permite que este lado de la consciencia permanezca bajo el yugo de la cordura... y no siempre lo consigue.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, lo del yugo de la cordura no sé yo. Es de quita y pon

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog