LA PAZ Y LA PALABRA




 La guerra es el negocio de los seres minúsculos,

de las mentes tullidas por metales abyectos.

La guerra es la derrota de intereses mezquinos,

de oscuros personajes que jamás conocieron

la esperanza.

 

¿Dónde quedó la paz desarbolada?

¿Por qué no desenreda la palabra

el ovillo de Ariadna?

¿Dónde aguarda escondido el nuevo hombre?

¿Qué vientre luminoso lo ha parido?

 

Mas mi dios interior sigue mudo, distante.

No sabe contestar o se niega a calmar

mi intriga impertinente.

Y yo imito al rapsoda,  

que clama en un desierto

 de arenas infectadas por las voces del odio,

y exijo sin descanso la paz y la palabra.

 

 

 

 

Comentarios

  1. Desconocia esta faceta tuya. Y me gusta. Gracias por la sorpresa y las emociones.

    ResponderEliminar
  2. No puede ser más oportuno y necesario el mensaje. Gracias por tu compromiso siempre. Tenemos guerras de todas las clases.

    ResponderEliminar
  3. El odio es mil veces peor que cualquier virus. Gracias de corazón, Isabel

    ResponderEliminar
  4. Bellísimo e inquietante, amada amiga.Oportuno en estos tiempos en los que nos hemos vuelto enemigos y hemos olvidado la delicadeza, la compasión, la ternura, la empatía y otras tantas cosas que nos hacen humanos de calidad. El odio nace del miedo al amor. Y el miedo de la ignorancia de que somos amor.Besos de Sol desde Córdoba, a donde he regresado a vivir desde febrero 2020.

    ResponderEliminar
  5. Me alegra encontrarte de nuevo, amiga mía, recuperarte. Un fuerte abrazo virtual sin sombra de virus.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog