22 de enero de 2015

LECCIONES DE VIDA




 Me adiestraron para ocultar el llanto,
y me perdí a mí misma en el intento.
Me enseñaron a enfrentar el peligro
y a medir con cautela mis afectos.

Me dijeron que hay que adelantarse
y a tu adversario golpear primero,
que el que confía suele perder siempre
pues el mundo se ríe del ingenuo.

Me elevaron encima de una torre
sin protección alguna o parapeto.
Me desearon fuerte y me hicieron endeble,
y me advirtieron que no creyera en sueños.

Fíate sólo de tus cinco sentidos,
ya entenderás de adulta, me dijeron.

Me mostraron caminos sin tropiezos
y recorrí una senda sin arrimo.
Me llenaron de códigos y dogmas
que no admitían más planteamientos,
y yo abracé la duda como forma de vida.
No me otorgó otra arma el intelecto.