Google+ Followers

26 de julio de 2013

EVA

Yo vengo de muy lejos,
quizá por eso mismo
no reconozco el mundo en que me muevo.
Me queda algún recuerdo
de un jardín voluptuoso
y de un Adán apático
que pasaba los días a la sombra de un árbol.
Las estrellas eran huecos abiertos
y filtraban la luz del dramaturgo esquivo,
que editaba la vida.

Pero el aburrimiento me cercaba.

Era fácil salir del orbe placentero
que me daba cabida.
Bastaba con comer una simple manzana
que contenía un incompleto software
con prohibición implícita y letal amenaza.
Adán daba saltitos entre arbustos y riscos
sin plantear problemas a nuestro propietario.

Un fastidioso hastío me enervaba.

Compartí la manzana con mi tedioso amigo
que la engulló encantado,
aunque rápidamente me echara a mí la culpa:
calificó su error de involuntario.
Recuerdo vagamente a otra actriz del reparto.
Disfrazada de sierpe, reptaba a nuestros pies,
desgranaba promesas con su voz sibilante.
Nunca me convenció,
siempre me pareció sobreactuada.

Y aquí estoy, compañeros,
huyendo de funciones con trágicos finales.
Hoy cultivo el monólogo,
aunque el autor anónimo que me escribe los textos
no se muestre a mis ojos ni vise los contratos.

24 de julio de 2013




Mañana, mañana, mañana; 
así se cuela este paso presuntuoso, día a día,
hasta la última sílaba del tiempo que se recuerda;
todos nuestros ayeres han llevado a los imbéciles
por el camino de una muerte polvorienta. ¡Apágate, breve luz de la vela!

La vida no es más que una sombra que camina, un pobre actor
que pasea y tropieza cuando le llega la hora en escena,
hasta que no se le oye ya más: es un cuento
contado por un idiota, lleno de rumor y de furia,
y que nada significa.

William Shakespeare. (Macbeth)

22 de julio de 2013



RECORTES

Puestos a hacer recortes,
me voy a recortar la indiferencia,
el silencio, el descuido
y la ferocidad de mis rencores.

Recortaré distancias con los míos
y con los desdichados,
que a una simple ojeada,
resultan ser una visión obscena
para algún individuo de prosapia.

Quizá me negarán las becas de la vida
pues no siempre aprobé las disciplinas
y nunca pude conseguir matrículas.
No he sido buena alumna, lo confieso,
e incluso en algún curso
me olvidé de los libros
en el sótano de la desesperanza.

Por eso mismo también he recortado
las normas y patrones aprendidos
ya que cambian de plan frecuentemente
al caprichoso arbitrio
del mandamás de turno.

Y más que recortar,
hoy quiero derribar la mazmorra del ego
para diseminarme por el universo.

EN LOS DÍAS SOMBRÍOS DE MI INFANCIA Se enredaban las coplas en la ropa tendida y se mezclaban gritos en lo alto del patio. ...