(De mi novela, aún inédita, "La Danza del Espíritu")



"Para que funcione el sistema que nos han impuesto, es necesario que las personas dejen de pensar de forma coherente. Es una enfermedad que viaja de una generación a otra. Si la gente recuperara la coherencia, no podría aceptar lo inaceptable." 

Comentarios

  1. A cada nueva generación se le hace más y más difícil pensar coherentemente...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog