Google+ Followers

5 de marzo de 2014

DEJAS EN MI CONCIENCIA



Dejas en mi conciencia
mil ansias de tu esencia indescifrable.
Apuntas un atisbo de luz y eternidad
y encierras mis preguntas
en túneles oscuros sin salida.

No sé dónde perdí mis alas como Ícaro.
Desde entonces me arrastro cuerpo a tierra,
y esquivo proyectiles que enmudecen y ciegan,
que silencian respuestas a todas mis demandas.

Nadie me preparó para mi nacimiento
y encontré sin señales la senda de la vida.
Tampoco me enseñaron a llorar, sin embargo  
resultan incontables las lágrimas vertidas.

Sin estudiar salieron risas de mi garganta,
palabras de mis labios, besos desde mi alma
y sin maestro alguno alumbré a nuevos seres
que no necesitaron ni una guía minúscula
para hacer su camino.

Nadie me ha apercibido para la ancianidad
y aun así mi organismo día a día me muestra
el indisimulado cansancio de sus células,
que morirán un día como vienen haciéndolo
desde el alba del tiempo, perfectas e inequívocas.

Responden a una ley sin duda inalterable.

Pero en lo más profundo seguirán las preguntas,
las ansias, el suspense,
esa intriga que oculta el desenlace.

Y tú continuarás misterioso, aguardando,
distraído en tus cosas.


EN LOS DÍAS SOMBRÍOS DE MI INFANCIA Se enredaban las coplas en la ropa tendida y se mezclaban gritos en lo alto del patio. ...