Entradas

Mostrando entradas de enero 5, 2014
EL DESIERTO

Ha salido en tu busca la caricia y le has dado la espalda. A tientas ha pulsado la aldaba de tu puerta y no has querido abrirla por miedo a que consiga salvar el foso de los cocodrilos, que vigilan hambrientos el arribo de presas confiadas.
Has hecho oídos sordos a palabras amables y has levantado muros algodonosos, que insonorizan lisonjas y tequieros, esas proposiciones que derriban mayúsculas y que obligan a dar alguna cosa a cambio.
Has cegado tus ojos con el antifaz negro del rencor y del miedo y sólo puedes ver el plúmbeo pretérito envuelto en las tinieblas de ofensas y desprecios del pasado.
Pero el mal nunca dura cien años. Llegan los emisarios de la primavera. El astro sol derrite los neveros y el agua salta y escurre por taludes umbríos haciendo germinar el desierto del alma.


Imagen
MIRADAS


Como en una matrioska disgregada mi rostro se propaga en versiones idénticas al romperse el espejo en que me miro.
Contingencias posibles, paralelas, que no van a encontrarse en este mundo y descubren caminos infinitos al ser que me conforma.
Me han convertido miles de pupilas en un caleidoscopio incomprensible. Desde ojos que me ven como alarmante bruja a otros en polo opuesto como hada bienhechora.
Yo no me reconozco. No me veo. No sé quién soy si no me mira nadie ni en ningún vidrio me veo reflejada.
Es posible que toda mi existencia descanse en la mirada de los otros.