Google+ Followers

18 de mayo de 2013



NO ME GUSTAN



No me gustan las cosas que se arrastran,

me inquietan las serpientes ondulantes.

Me repugna la procesionaria,

ese vulgar remedo de beatas hipócritas.

Me disgusta el gusano que se oculta

y busca el alimento bajo tierra

para morir, quizá, pisoteado

por botas embarradas al descuido.

No me gustan las almas

que se olvidan las alas,

enredadas en tramas de temores,

sin intentar acometer el vuelo

y explorar sin alarma el horizonte

donde nace la aurora.



Adoro el ancho mar, la cumbre inexpugnable,

transitar donde nace la utopía,

brindar con las estrellas en la noche

o lanzar al buen sol un ditirambo.

Dejar volar la mente sin lindes ni fronteras

y encontrar el Edén

como un audaz Pegaso.