11 de noviembre de 2014

ME GESTARON REBELDE




Me gestaron rebelde
como esas margaritas que crecen entre cactus,
como la luna llena
que brilla entre las nubes que amenazan tormenta,
como los labios dulces
que roban unos besos que nunca serán suyos.

Me gestaron rebelde,
se saltaron las leyes de antiguos patriarcas.
Pusieron en mis venas
un germen de justicia roja como la sangre,
e inevitablemente me incliné por aquellos
caídos en el barro del olvido.

Me gestaron rebelde
porque no había hueco en la obediencia,
no había más que un gen de desacato
y ojos que divisaban la miseria.

Me gestaron rebelde
y separé del oro la ceniza
de los infortunados que abrasó la codicia.
No tengo ningún mérito,
así es cómo crecí en el vientre materno.

Boga contra corriente y remonta las olas
mi barca quebradiza.
Las protestas se agolpan en mi boca
ante tanta ignominia
y atado a mi cintura

llevo el blanco fajín de la denuncia.