24 de julio de 2013




Mañana, mañana, mañana; 
así se cuela este paso presuntuoso, día a día,
hasta la última sílaba del tiempo que se recuerda;
todos nuestros ayeres han llevado a los imbéciles
por el camino de una muerte polvorienta. ¡Apágate, breve luz de la vela!

La vida no es más que una sombra que camina, un pobre actor
que pasea y tropieza cuando le llega la hora en escena,
hasta que no se le oye ya más: es un cuento
contado por un idiota, lleno de rumor y de furia,
y que nada significa.

William Shakespeare. (Macbeth)