YO SÉ


Yo sé que estás ahí, aunque te escondas,
aunque apenas te exhibas con el alba.

Lo sé porque he sentido tu caricia
como una lluvia fresca de verano,
que sorprende al transeúnte sin paraguas.

Y a veces en los ojos que se apagan,
como ese sol que se duerme en la tarde,
me ha llegado tu soplo, tu murmullo,
aquietándome el alma.

Querría desterrar opacidades
de mis pesadas células,
pasar por ese arco de metales
de humanas aduanas
sin ruido, sin alarmas, sin señales,
y olvidar mi equipaje de vilezas
para rozar las nubes.

Ir en un ala delta sin billete
y atrapar con mis manos las estrellas.


Comentarios

Entradas populares de este blog