Google+ Followers

23 de agosto de 2015

MEDITACIONES



Si hurgo en mi mente
y esquivo pensamientos y recuerdos
como Ulises los cantos de sirenas,
si camino despacio
con los brazos tendidos en lo oscuro
para no despeñarme de la vida,
arribaré sin duda,
inevitablemente,
al Alfa y al Omega,
que es génesis cilíndrica.

Y allí podré tranquila contemplarme
sin el peso fugaz de la existencia.
Y tenderé mis nadas
en el negro infinito del espacio vacío.
Y volverá la luz perfecta, inmaculada,
a decirme al oído:
Viajera sin nombre, ya has llegado,
está en ti
todo lo que buscabas.


EL ESPEJO Me llevé el espejo de la abuela porque allí descubrí mis pechos expectantes ante el anuncio de la primavera. Dent...