30 de agosto de 2015

LA VIDA


Lo que importa es la Vida,
la Vida con mayúscula porfía,
la Vida que socava los terruños
y da vigor al trigo.
Es insignificante el vestido que escoja,
gacela o amapola, un manantial o estrella,
un hombre o una bestia son lo mismo.

La Vida puede ser gloriosa o miserable,
un vómito de hiel en la penumbra
o un triunfante arco iris en las nubes
de rosados azúcares.
Es una flecha hendiendo la nada y el silencio,
que acierta en la diana del enigma,
una fuerza imparable,     
un dios desconocido,
la mismidad vestida de esperanza.