Google+ Followers

3 de mayo de 2013


               LA VOZ

Nunca fui tu costilla
ni hueso muerto que no necesitases.
Mi cambiante esqueleto,
las líneas de mi rostro                    acumularon vivencias y genética,              resultados históricos 
de aquellos otros que me precedieron
y cruzan por el puente de mis aguas.

Destello único de caminar preciso,
por senderos de luces y de sombras,
tropecé con tu voz.
Provocó su sonido en mí una danza
cual en reptil la flauta cadenciosa.
Y se borró mi origen, mi ADN.
La miel de tus palabras
destiló su veneno por mis venas,
desubicándome, dejándome
sin alma y sin estirpe,
ausente de mi misma y de mi casta.
      
Mas el tiempo sepulta con su losa
la melodía más embrujadora;
también la que salió de tu garganta.
Ahora sólo el silencio
me ofrece su refugio en pentagrama alado,
sobre atriles de nubes,
y acomoda mi ritmo a los acordes
de un amoroso adagio.

 Y vuelvo a ser molécula divina
 sola, metamorfósica viajera,
 en busca de la Voz que me susurra
 delicias,
 disueltas en el lecho de mis aguas.

        TOTS SOM BARCELONA (Con Paco Morán en "El Cochino egoísta", estrenada en el Teatro Barcelona)        En la...