Google+ Followers

5 de mayo de 2013

LA EXPULSIÓN DEL PARAÍSO



"¡Parirás con dolor! ¡Ganarás el pan con el sudor de tu frente!", les dijo el Demiurgo en plan vengativo porque sus creaciones pretendieron pensar, tener opinión propia, discernir. Y se les acabó el Paraíso, la comida gratis y un techo donde cobijarse sin tener que pagar alquiler ni hipoteca. Aquello fue un desahucio en toda regla. Adán y Eva, los dos en cueros vivos porque en Bangladesh aún no se fabricaba ropa barata, tuvieron que cubrirse con unas simples hojas de parra y buscar acomodo en otro territorio.

Tras incontables amaneceres, nuevos adanes y evas fueron creando su propio mundo, derramando sangre, sudor y lágrimas para cumplir el castigo que se les había impuesto. En el camino quedaron Espartacos, Hipatias y Giordanos, que prefirieron morir antes que renunciar a sus ideas. El poder los aplastó muchas veces, pero siempre alguno de ellos recogía la antorcha que el anterior dejaba. No se les regaló nada ni su marcha fue homogénea. Pero en algunos lugares, con mil esfuerzos, consiguieron un mundo que si no era un paraíso, gozaba de una buena sanidad, de escuela para todos y hasta de una cierta dignidad en sus vidas a través del trabajo.


Hoy, el dinero, un dios más implacable aún que aquél de la leyenda, lucha por despojarles de todo, intenta devolverles a su condición de esclavos, quiere desahuciarles de sus propias vidas. 


No podrán conseguirlo. Los adanes y las evas de hoy conservan impreso en su ADN el dulce sabor de la manzana robada en el Paraíso.

El sabor de la libertad.