LA BÚSQUEDA





Famélica, mi alma, 

te busca sin descanso

desde la encina vieja 

a los ojos tempranos

que ciegan con su luz 

cargada de esperanza.

Comentarios

  1. Algunas búsquedas sabemos cómo comienzan, pero no cuándo terminan.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  2. Algunas no terminan nunca. Gracias por tu comentario, José.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog