A LUIS EDUARDO AUTE




Recuerdo aquellas tardes en tu estudio.
Se nos colaba un sol de primavera
por el balcón de tu casa en Rosales.
Tenías la belleza de un héroe del Olimpo
al rasguear las cuerdas de tu vieja guitarra.
Desde múltiples lienzos la hermosura materna
observaba nuestras charlas impúberes
y la ciega esperanza en un futuro
que despejara sombras de aquel largo presente,
que oscurecía abriles e ilusiones.

Yo andaba enamorada de un muchacho
al que tú retratabas, utilizando pardos y morados.
Pero nada más lejos de la melancolía
de una Semana Santa sin canciones.
Mientras sobrias familias recorrían
los túmulos marchitos de terciopelo oscuro
y los niños sonaban sus carracas,
nosotros ideábamos locuras, hundiendo las pupilas
en el verde horizonte del Parque del Oeste.

¿Adónde has ido, Edi, en otro abril robado?
No sé por qué se empeñan en trocarme en adioses
 un mes del calendario donde brota la vida.
Y sin embargo ninguna despedida es para siempre.
En LA BELLEZA de tu actual Olimpo,
A LAS CUATRO Y DIEZ o AL ALBA eterna,
seguirás rasgueando tu guitarra.


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog