1 de abril de 2016

NO DIGAS QUE FUE UN SUEÑO



No digas que fue un sueño,
aunque solo la ausencia
llene ya los rincones de la casa.

Han pasado los días y los meses
y los años, los lustros y las décadas.
Cuando abril fue un enero
 nevó en la primavera un algodón en rama
dulce como los besos de una niña.

Hoy agucé la vista para verla
y me ha dejado ciega la añoranza.
El eco de su voz se confunde en la lluvia
y el brillo de sus ojos
es la primera estrella de la tarde.

Aquel abril, un mes de despedidas,
floreció la tristeza como un sauce
empapado de lágrimas.