Google+ Followers

22 de abril de 2015

PRÓLOGO


                Me está pasando algo muy extraño. Normalmente si alguien te pide ayuda, te explica qué es lo que necesita y tú accedes a ello siempre que esté dentro de tus posibilidades. Lo que no es muy frecuente es que la gente acuda a ti y no te aclare qué es lo que quiere. Hablo de dos jóvenes. Él es alto, moreno, atractivo, con unos ojos oscuros y soñadores. La primera vez que lo vi me dijo que nos conocimos hace años, que he envejecido pero que le gusto  más ahora. Le agradecí el cumplido, que el espejo en su mezquindad no quiere regalarme, y le escuché. Tiene una voz cálida, adornada por un ligero acento catalán, ya que ha nacido en Girona y ha vivido allí desde los cinco años. Se llama Nadhir Dahmani y ha cumplido los treinta. Ha estudiado la carrera de medicina, está especializado en Cirugía y fue el número uno de su promoción. Ahora mismo está en Gaza, atendiendo con una ONG la terrible crisis humanitaria que han ocasionado los bombardeos del gobierno de Israel sobre los palestinos. Pero se irá pronto. Según me dijo, nunca se queda mucho tiempo en el mismo sitio. Hace un par de meses estaba en Betou, al norte del Congo. Formaba parte de Médicos sin Fronteras.
            -Necesito tu ayuda. Ya sabes que tengo un problema - afirmó muy serio.
            No, no sabía a qué problema se refería, pero preferí no hacer preguntas. Parecía tan seguro de que nos conocíamos que confié en que él mismo aclararía mis dudas en alguno de sus encuentros. Por ejemplo me he enterado de que su madre sigue viviendo en Girona.
¿Sigue viviendo?
Se llama Fátima. Es una auténtica locura, pero hay detalles que me resultan familiares. Forman parte de una historia que escribí hace más de veinte años. Claro que en esa novela anticipé la terrible crisis que está viviendo ahora la humanidad y sigo sin saber cómo lo hice.
Nadhir suele esperarme en la puerta de casa o en el supermercado cuando voy a comprar. Hoy lo he visto por última vez.
-Empiezo a pensar que estoy enloqueciendo - le he dicho algo irritada -. Es imposible que, como tú aseguras, estés en Gaza y aquí hablando conmigo.
Él no ha contestado. Sonreía. No he tenido más remedio que preguntarle en qué podía ayudarle y me ha respondido sin abandonar la sonrisa:
-Tienes que contar mi historia.
-¿Tu historia? No la conozco.
-Pero eres escritora. Y los escritores cuentan historias.
A continuación se ha despedido. Ha pasado una semana y no he vuelto a verlo.
            He dicho que son dos jóvenes. La otra es una chica. Tiene como Nadhir treinta años y se llama Juliette Adams. A ella no la he visto nunca, pero me ha llamado al móvil varias veces. Ha nacido en Fort de France, en la isla Martinica, pero lleva viajando más de cuatro años. Es fotógrafa, tiene varios premios internacionales y colabora en periódicos y revistas. Se mueve siempre por zonas en conflicto. Ahora hace un reportaje en Ucrania. No dice como Nadhir que me conoce pero, según ella, soy la única persona que puede ayudarla. Y asegura que tiene un problema. Esta mañana me ha despertado temprano. Se ha disculpado por la hora y me ha soltado sin más preámbulos que tengo que contar su historia.
            -¿Conoces a Nadhir Dahmani? – le pregunto.
            -¿Tendría que conocerlo?
            -Él también quiere que cuente su historia.
            Se ha hecho el silencio al otro lado del hilo. Debía de estar pensando una respuesta. ¿He oído un suspiro? Después su voz sonaba distinta. ¿Temerosa?
            -Somos nueve los que necesitamos que escribas nuestra historia.
            -¿Nueve? Pero, ¿qué dices?
            Me ha interrumpido. Tiene una cita, se le ha hecho tarde, no puede seguir hablando. Yo he protestado. No entendía nada.
Ha sido inútil. Ya había colgado.




EN LOS DÍAS SOMBRÍOS DE MI INFANCIA Se enredaban las coplas en la ropa tendida y se mezclaban gritos en lo alto del patio. ...