Google+ Followers

14 de julio de 2014

PREGUNTAS



¿Es preciso que surja esa luz deslumbrante,
ignota y sin defecto,
para que se coordinen solas las palabras
y aparezcan los versos?

¿Es preciso que en un momento súbito
dejes de ser detritus desechable
y te conviertas en personaje alado,
sin final ni principio, para ver el misterio?

¿Es preciso abandonar tu anécdota,
la huella de tu historia,
tu identidad exigua,
para abarcar el mundo en un instante eterno?

Cuando lo he preguntado me ha cercado el silencio.
O más bien “yo, yo, yo”, han gritado mil bocas,
“yo puedo contestarte, la verdad es la mía”.

Las respuestas no sirven.
Prefiero las preguntas.
Que conteste el misterio.

EL ESPEJO Me llevé el espejo de la abuela porque allí descubrí mis pechos expectantes ante el anuncio de la primavera. Dent...