Google+ Followers

30 de mayo de 2014

HISTORIAS



Me conté mil historias día a día,

noche tras noche como Sherezade

para que distrajeran a la muerte.


Me conté que nacíamos tú y yo 

en un mismo hospital deshabitado,

que echábamos a andar, cogidos de la mano,

y aprendíamos el abecé del sexo

jugando a las tinieblas y a los médicos.


Me conté que habitábamos la tierra,

como la sola muestra de la especie

y que los dos quedábamos expuestos a la vida

sin más arma ni don que el de contar historias.


Quedábamos tú y yo,

ya viejos y cansados,

en medio de un paisaje desolado,

impotentes para obstaculizar la apocalipsis.

Y puestos a inventar mil desvaríos,

me conté que aromábamos las calles

y pintábamos risas a la luna,

compartíamos besos para saciar la sed

y escapábamos lejos de este mundo,

retornando al origen.



Y aquí estoy en el punto de partida,

dudando entre volver y no volver

a la vida de nuevo.

Puedo correr el riesgo de no reconocerte

si te encuentro.

Y si no te recuerdo,

tampoco en mí anidará el anhelo

de contar una historia





EL ESPEJO Me llevé el espejo de la abuela porque allí descubrí mis pechos expectantes ante el anuncio de la primavera. Dent...