Entradas

Mostrando entradas de mayo 12, 2013
Imagen
NO ME GUSTAN

No me gustan las cosas que se arrastran,
me inquietan las serpientes ondulantes.
Me repugna la procesionaria,
ese vulgar remedo de beatas hipócritas.
Me disgusta el gusano que se oculta
y busca el alimento bajo tierra
para morir, quizá, pisoteado
por botas embarradas al descuido.
No me gustan las almas
que se olvidan las alas,
enredadas en tramas de temores,
sin intentar acometer el vuelo
y explorar sin alarma el horizonte
donde nace la aurora.



Adoro el ancho mar, la cumbre inexpugnable,
transitar donde nace la utopía,
brindar con las estrellas en la noche
o lanzar al buen sol un ditirambo.
Dejar volar la mente sin lindes ni fronteras
y encontrar el Edén

como un audaz Pegaso.


Imagen
LA ELECCIÓN, 2ª PARTE


          Empezaba a estar cansada de aquella investigación. Había indagado en la vida de múltiples parejas, intentando encontrar unos futuros padres. Pero a veces una pequeña mentira de la posible madre o un gesto de desprecio del padre bastaba para que fueran descartados. Actitudes hipócritas o reacciones violentas promovían inmediatamente su rechazo. Buscaba a dos personas coherentes, responsables en todo momento, y se daba cuenta de que quizá eso no existiera. Le traía sin cuidado la posición social, la raza o la belleza de ambos, pero no estaba dispuesta a transigir con la más mínima falta de integridad. Para acometer la labor de educar a un hijo le parecía indispensable la honestidad. La vida de cualquier individuo dependía de las enseñanzas recibidas en su infancia.        El tiempo no tenía secretos para ella. Desde una posición privilegiada podía contemplar acontecimientos que aún no se habían producido. Y viajando a lo largo y lo ancho de un mundo del fut…
Imagen
LA ESCENA
´ Nuestros labios se quedaron mudos
antes de ser sellados por los besos
en la escena del tiempo.
Nuestros cuerpos se reconocieron
en un mismo latido de mil vidas antiguas.
Y flotamos ingrávidos, ceñidos, indistintos,
en un clímax idéntico,
por nebulosas algo disgregadas
en el multiuniverso.
Y deseamos que se detuviera
el reloj de la vida,
que el telón no cayese ni los aplausos
 nos desintegrasen como un misil perverso.
Y soñamos despiertos, sin palabras,
mimando la existencia
frente a un público atónito.
Auditorio inconsciente,
que seguía la trama sin saber
que estaba presenciando
el guión de su vida.
Imagen
DESPUÉS DE SU ESCAPADA
Después de su escapada es capaz de aceptar todas las muertes. Sin entender el juego de la vida observa su girar atentamente. Nacer para morir, morir para nacer en un suspiro.
Se despereza el brote de la primavera, se deshielan los fríos, los trinos de mil pájaros estallan, el torrente deslumbra al sol nacido. Todo palpita y corre hacia su ocaso alegremente, sin ningún cuidado, un juego divertido de escondite, la eterna pirueta de los hados.
¿No piensa la amapola? ¿No siente nada el ave? ¿No lamenta la flor durar tan poco ni llora el árbol sus desnudas ramas? Puede el polluelo estrenar plumas nuevas y ser distinto el llanto del nacido, presumir la paloma del primer aleteo, o el pequeño león ensayar su rugido, puede el frutal exhibir su trofeo del dulce adorno para él desconocido. Mas todos se equivocan. Han olvidado su paso por la vida con diferentes ropas y sonidos. Es el mismo polluelo el que se esfuerza con nuevo brío a perforar el huevo, el mismo niño el que absorbe asombrado el eterno flu…