Google+ Followers

30 de marzo de 2013

MI SOMBRA


         No tenía nada que dejarte en prenda y te dejé mi sombra. Al fin y al cabo tú me habías dedicado aquella poesía, "Me gustas cuando callas porque estás como ausente". Ya sé que la sombra es algo muy personal, pero quería que me recordases y no se me ocurrió otra forma. Tardamos mucho tiempo en volver a encontrarnos. Yo me sentía extraña sin llevarla a mi lado. En mis paseos, en los días de sol, algunos transeúntes me paraban. "Se ha olvidado la sombra", me decían, y decidí buscarte.

          La llevabas a rastras, sin ocuparte de ella. Estaba sucia, desmejorada, triste. Mi sombra siempre había sido optimista y de aspecto impoluto. Cuando me vio, toda la gama del arco iris la recorrió de los pies a la cabeza. Era su manera de manifestar la alegría. Al fin y al cabo nacimos a la vez y nunca nos habíamos separado. 

       Tardó en recuperarse. Pregunté por ahí y nadie supo darme razón de un médico de sombras. Suele ser muy difícil de encontrar. 


      Por eso quiero dejar un aviso para navegantes: Ningún amor, por embelesador que pueda parecer, debe privar a nadie de su sombra.

28 de marzo de 2013





LA PRIMAVERA
           


       Ha estallado la primavera. Como una dulce venganza contra recortes,  amenazas miserables y presagios apocalípticos, ha desplegado en los campos alfombras multicolores y ha reventado de flores los cerezos. Hay un silencio casi sagrado, únicamente roto por los trinos de los pájaros, que no entienden de solemnidades y que celebran la luz y la huida del frío. Quizá son las plantas y las aves las que han encontrado la verdad, las que viven el "relámpago de la revelación", como llama Herman Hess a la experiencia mística. Ese no razonar, no juzgar, no calcular, solo experimentar, es lo más parecido al éxtasis.
           
            En esta soledad no hay pasado ni futuro, sino presente. El tiempo, esa losa pesada que nos separa de la realidad, se ha refugiado en otro universo, en un mundo creado por el pensamiento, por los miedos, por la nostalgia y la espera. Un mundo que ha creado el bien y el mal, la codicia y la generosidad, dioses y diablos, la vida y la muerte. Todos esos opuestos que maniatan al hombre en un estrecho cubículo. Un mundo fantasmal, sin duda, habitado por espectros y totalmente prescindible. Y aunque ese mundo viva en mi interior, esta mañana de primavera quiero darle la espalda. 

            Huele a salvia, a romero, a tomillo. Inspiro, expiro. Lentamente. 
    
          Y mis pupilas se tiñen de mil colores. Y me doy cuenta de que también yo soy prescindible. Y dejo atrás  mi nombre, mi ADN, mi anécdota.
                   
             Y en el púrpura de una humilde amapola, soy eterna.

27 de marzo de 2013

    

EL DESIERTO


      Caminando por un inmenso desierto, bajo el sol abrasador del mediodía, lo encontré. Él tampoco entendía lo que hacía allí, pero me esperaba. Yo había soñado con sus ojos muchas veces, me habían hablado de él entre los paños multicolores de zocos árabes y en las nevadas montañas del Tibet. En un local de jazz de Manhattan, un trompetista tartamudo pronunció su nombre entre risas y en la Pirámide del Sol de Teotihuacan me preguntó por él un turista despistado. 
         
        Y sin embargo, aunque yo también le esperaba, mi sorpresa fue mayúscula porque jamás supuse que lo encontraría en un lugar tan inhóspito. Después de transitar distintos universos, donde me sentí extranjera tantas veces, después de buscar sin éxito su rostro entre la multitud, el azar nos reunía en medio de la nada. 
       
        Para reconocerme, sus manos recorrieron mi rostro como un ciego y mis labios mordisquearon las yemas de sus dedos para probar su sabor. Y se logró el milagro. Sin ocultarse el sol, una lluvia fresca nos empapó y, ocultos por un vaho sutil, creamos un nuevo mundo con nuestros besos. 

26 de marzo de 2013

       



HERMAN HESSE


 "- Soy viejo, en verdad- repuso Govinda -, más no por ello he cesado en mi búsqueda. A veces creo que mi destino sea buscar sin descanso. Tú también has buscado; ¿quieres decirme algunas palabras, Hombre Venerado?
Siddharta respondió: -¿Qué podría decirte yo, oh Venerable?... ¿Que buscas demasiado? ¿Que es a fuerza de buscar que no encuentras?
-¿Cómo?
- Al buscar- continuó Siddharta-, ocurre fácilmente que nuestros ojos solo ven el objeto que perseguimos. Por ello, porque todo lo demás es inaccesible a nuestros ojos, porque solo pensamos en aquella meta que nos hemos fijado, ésta nos posee por entero y nos hace imposible encontrar. Quien dice buscar, significa un fin. Pero encontrar es ser libre, estar abierto a todo, no tener fin determinado alguno. Tú, Venerable, sin duda buscas en verdad, pero la meta que tienes ante tus ojos y tratas de alcanzar te impide justamente ver lo que muy próximo a ti se halla.

25 de marzo de 2013



LA IDEA

La idea nunca acude cuando hurgas en tu mente.
Posee una vida propia, voluntad de existir.
Se presenta de pronto sin que tú la reclames
Y se impone despótica sin darte una razón.

Sin tu ayuda elabora paraísos soñados,
Paisajes luminosos, suertes disparatadas,
Ignotas ambiciones y mensajes prohibidos,
Un desfile incesante de seres no inventados.

La idea aunque presente a veces se te esconde.
Juguetea contigo, te pone pistas falsas.
Te hace creer autor no siendo más que escriba
Y en un solo momento te sepulta en la nada.

Y aunque en lo conocido existan jerarquías
Resultará imposible buscar para ella un sitio.
Su rango es superior y no te pertenece.
Quizá tú sin saberlo seas su propio hijo.

24 de marzo de 2013




           Es la mente la que crea el nacimiento y la muerte. La vida no conoce ni principio ni fin. ¡No hay vida que pueda morir! El que medita sobre la realidad manifestada por esos fenómenos puede conocer la verdad; si no, la Energía cósmica, o Inteligencia Universal, quedan para siempre como una noción abstracta o un concepto esotérico que es grato intercalar en una conversación esotérica, sin más.

Jean Bouchart d'Orval

EN LOS DÍAS SOMBRÍOS DE MI INFANCIA Se enredaban las coplas en la ropa tendida y se mezclaban gritos en lo alto del patio. ...