29 de noviembre de 2013

QUISIERA





Yo quisiera ser nieve de tus sienes
y una flor escondida en tus grutas rocosas.
Quisiera ser el agua para tu afán sediento
y atisbar el futuro dentro de tus pupilas.
Quisiera ser el tacto de tus manos desnudas
y la primera luz que al alba te despierta.
Quisiera ser la sangre que anima tus latidos
y la imagen que danza en tus sueños felices.

Quisiera ser Shambala para tus utopías
y el arcángel Miguel que mate tus dragones,
y un unicornio en tu alma,
y un caos para el orden que te imponen
y tu anhelado Edén en medio de la nada.

Quisiera enamorarme de tu mente
sin género, sin cuerpo, sin imagen
y ser dos pulsaciones en el cosmos,
ayudando a expandir el universo.

Quisiera... no sé yo lo que quisiera,
quizá una aurora eterna
sin jornadas sombrías
y sin negarnos nunca
por la resignación ante el destino,
o por treinta monedas
de intereses espurios.