EL BAILE

Siempre es comprometido
entrar sin que te inviten a una fiesta.
No te lamentes luego
si atraes malas miradas
o si en cualquier momento
te ponen de patitas en la calle.

Pero es que el aislamiento
resulta interminable y aburrido
y escoges tu disfraz sin apenas pensarlo,
uniéndote al festejo
sin medir consecuencias
ni ensayar previamente
los pasos de los bailes.

Y al fin, los anfitriones
a su pesar te aceptan resignados.
Qué imprudente, se susurran muy quedo.
¿Quién la llamó?, preguntan azarados.

Mas existen danzantes
que se acoplan fácilmente a tus pasos,
que ignoran tus tropiezos
y que pasan por alto
discordancias de ritmos y compases.

E ignoran que tú inicias una cumbia
cuando ellos bailan valses,
y soplan generosos en tu oído
los siguientes acordes.

Así pasa la vida, baile a baile.
Ojalá no me pille inadvertida
con el paso cambiado.







Entradas populares de este blog