Google+ Followers

28 de junio de 2013

EL ETERNO RETORNO


Me llevaste en volandas, beso a beso,
a una realidad desconocida
incluso para mí que la habitaba.

Rellenaste oquedades, pulverizaste olvidos
y estimulaste mis dormidas células.
Y en vibrante cadencia de idílicos suspiros
volvimos a la vida a otros amantes
sacrificados en injustas contiendas.

Ya habíamos creado mil planetas en nuevos universos,
y limpiado galaxias con lienzos de delirios.
Ya había acompañado nuestra danza un radiante lucero,
cantando Cambalache con la voz de Gardel.

Y tú y yo nuevamente enredamos las piernas
y trenzamos los brazos
y abarcamos el orbe solo con la mirada.
Susurraste en mi oído que era tu único dios
y tendiste oraciones debajo de mis pasos.

Y yo dormí tranquila, vuelta a casa,
arrullada por retazos de análogos instantes
vividos a lo largo del Eterno Retorno.




A PILAR BARDEM Hay pilares de mármol menos sólidos que ella, fontanas menos limpias, y vanguardias que quedan trasnochadas cu...