Google+ Followers

2 de junio de 2013




Dios mío, que todo esto sea un sueño, que mañana, despertándonos a la vida, nos demos cuenta de que hasta ahora estábamos perdidos en un abismo en donde todo estaba pavorosamente deformado; que como los peces del mar, éramos criaturas perdidas en una prisión líquida que nos oprimía con horribles pesadillas.                                   (Dante Alighieri)

EN LOS DÍAS SOMBRÍOS DE MI INFANCIA Se enredaban las coplas en la ropa tendida y se mezclaban gritos en lo alto del patio. ...