Google+ Followers

14 de mayo de 2013




LA ESCENA

´
Nuestros labios se quedaron mudos

antes de ser sellados por los besos

en la escena del tiempo.

Nuestros cuerpos se reconocieron

en un mismo latido de mil vidas antiguas.

Y flotamos ingrávidos, ceñidos, indistintos,

en un clímax idéntico,

por nebulosas algo disgregadas

en el multiuniverso.

Y deseamos que se detuviera

el reloj de la vida,

que el telón no cayese ni los aplausos

 nos desintegrasen como un misil perverso.

Y soñamos despiertos, sin palabras,

mimando la existencia

frente a un público atónito.

Auditorio inconsciente,

que seguía la trama sin saber

que estaba presenciando

el guión de su vida.

EN LOS DÍAS SOMBRÍOS DE MI INFANCIA Se enredaban las coplas en la ropa tendida y se mezclaban gritos en lo alto del patio. ...