Google+ Followers

26 de mayo de 2013


EL TREN



Viajo en un furgón sin billete de vuelta
como alma peregrina.
No veo el exterior,
me lo impiden los rostros reflejados
en el vaho nostálgico de las ventanillas.
Rostros sabios, afines, venerados,
imbuidos de la serenidad que proporciona
desvelar los secretos del trayecto.

Hace tiempo que vi desiertos calcinados
por absurdos errores,
pero también me hundí en algarabías
y caminé por vagones ajenos,
en una soledad desguarnecida,
viendo escapar el agua entre mis dedos.

En feliz coyuntura trastorné voluntades
o me quedé prendida de pupilas erráticas.
Y me embrujó la luna,
rozándome los labios con su escarcha.
Huyo de la añoranza
y de las instantáneas disgregadas
por el efímero mapa de mis células.
Nunca he buscado aplausos ni apretones de manos,
y con mucha frecuencia
he cambiado el long play que conduce mi danza.

Hoy me acompaña un blues de inasequible olvido,
que repite te quiero al ritmo de las ruedas
con un alegre eco de voces infantiles.
No espero ni acumulo honores ni equipaje.
Confieso que he vivido, como dice el poeta,
y la noche callada se aparta de puntillas
para dar paso al alba.




A PILAR BARDEM Hay pilares de mármol menos sólidos que ella, fontanas menos limpias, y vanguardias que quedan trasnochadas cu...