25 de marzo de 2013



LA IDEA

La idea nunca acude cuando hurgas en tu mente.
Posee una vida propia, voluntad de existir.
Se presenta de pronto sin que tú la reclames
Y se impone despótica sin darte una razón.

Sin tu ayuda elabora paraísos soñados,
Paisajes luminosos, suertes disparatadas,
Ignotas ambiciones y mensajes prohibidos,
Un desfile incesante de seres no inventados.

La idea aunque presente a veces se te esconde.
Juguetea contigo, te pone pistas falsas.
Te hace creer autor no siendo más que escriba
Y en un solo momento te sepulta en la nada.

Y aunque en lo conocido existan jerarquías
Resultará imposible buscar para ella un sitio.
Su rango es superior y no te pertenece.
Quizá tú sin saberlo seas su propio hijo.