24 de marzo de 2013




           Es la mente la que crea el nacimiento y la muerte. La vida no conoce ni principio ni fin. ¡No hay vida que pueda morir! El que medita sobre la realidad manifestada por esos fenómenos puede conocer la verdad; si no, la Energía cósmica, o Inteligencia Universal, quedan para siempre como una noción abstracta o un concepto esotérico que es grato intercalar en una conversación esotérica, sin más.

Jean Bouchart d'Orval